Compartir

La bióloga molecular Jill Farrant estudia un fenómeno poco frecuente para enfrentar los efectos del cambio climático, llamado “plantas de resurrección”.

Se trata de plantas con mayor resistencia, que parecen muertas, pero podrían ser prometedoras para el cultivo de alimentos en el futuro con menor agua.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *